EN FUERA DE JUEGO CON PETÓN

José Antonio Martín Otín “Petón” tenía un sueño. Un sueño llamado SD Huesca y, después de varios años trabajando para llevarlo a lo más alto, lo ha conseguido. Confiesa que “el día que firmé con el Huesca cambió mi vida como futbolista y periodista”. Por ello, se impuso como “misión vital” ayudar tanto a la entidad oscense como a la provincia. Actualmente, Petón es consejero de la SD Huesca y presidente de la Fundación Alcoraz.

Lleva el periodismo en las venas y es conocido por su vinculación en cuerpo y alma con el mundo del fútbol. Dirige una de las agencias de representación más importantes de este país, Bahía Internacional. Además, conduce su propio espacio radiofónico en la cadena COPE llamado ‘La Influencia’, colabora también en ‘El Chiringuito de Jugones’ y en ‘Tiempo de Juego’.

LA ANÉCDOTA

Todos le conocemos como “Petón”, y para saber de dónde viene su apodo hay que conocer su nombre real, ya que surge de la combinación entre José (Pepe) y Antonio.

Has tenido muchas facetas profesionales a lo largo de tu trayectoria profesional: futbolista, periodista, escritor, comentarista, representante, consejero, presidente de la Fundación, ¿con cuál te sientes más identificado?

Como futbolista, yo soy futbolista y lo voy a ser hasta el final de mi vida. Las otras cosas no calan tanto en el carácter, o no directamente, son transitorias. Pero la condición de futbolista yo creo que dura para siempre.

Según tus propias palabras uno “siempre es futbolista nunca exfutbolista”, ¿por qué?

El que es futbolista de verdad, el que ama el fútbol, lo lleva dentro constantemente: impregna su carácter, lo define y lo modela. Esto me lo enseñó mi amigo Pantaleón, antiguo jugador del Real Madrid, una gran persona. Panta siempre decía: “yo no soy exfutbolista, soy futbolista y me moriré futbolista. Otra cosa es que sea un futbolista sin ficha, porque nadie me quiere fichar, pero si alguien me quisiera fichar yo seguiría teniendo ficha”, y lo decía con 67 años. Yo pienso lo mismo, el futbolista lo es hasta el final, vive el fútbol como futbolista, ve las jugadas como futbolista, quizá su cuerpo no le acompañe, pero por dentro esa condición prosigue. Me he encontrado con compañeros que no veía hace 40 años y después de todo ese tiempo son los mismos chavales de 20 años que estaban a mi lado en el vestuario, y yo igual. Tenemos esa misma sensación de proximidad, amistad y fraternidad. Eso solo te lo da el fútbol.

Si tuvieses que elegir un gol de tu trayectoria futbolística, ¿cuál sería?

Hay un gol en Madrid que le da al Carabanchel su primer título después de muchísimos años, fue en el último minuto de partido y además de cabeza. Se dieron todas las circunstancias para que nadie se lo pudiese esperar, y lo marqué.

En la SD Huesca ha habido goles muy bonitos y algunos muy valiosos que han dado victorias, incluso algunos que han ayudado a salvar situaciones muy difíciles, pero hay dos que son especiales. Uno de ellos me lo recordó hace poco Roberto Cabellud. Jugábamos contra la UE Lleida, recuerdo que cogí el balón en medio del campo y por la banda izquierda de nuestro gol sur empecé a driblar futbolistas y marqué, ganamos 4-1 en nuestro campo.

Y hay otro gol que recuerdo muy bien por la situación tan crítica que estábamos viviendo en el equipo, digo muy crítica porque el día anterior tuvimos una reunión con el club y nos dijeron que no íbamos a cobrar ni sabían cuándo lo haríamos, y estábamos en el mes de noviembre. Era una situación trágica. Jugábamos al día siguiente contra el Bilbao Athletic, y el gol fue muy parecido al otro, pero desde la banda derecha, entré al área driblando a los jugadores del Athletic uno tras otro y marqué. Empatamos a 1.

¿Consideras que es importante haber sido futbolista anteriormente para dedicarte un futuro a otros ámbitos del fútbol?

Eso es definitivo, lo explica muy bien Augusto César Lendoiro. El fútbol no es una empresa común, no hay una empresa que de repente por un resultado pase de tener un presupuesto de 50 millones a 8 millones. Los sentimientos que arrastra y debe proteger no son los mismos, hay que cuidarlos y mejorarlos.

Hay que tener en cuenta que el éxito de un club de fútbol se mide por tres parámetros: el éxito deportivo, la estabilidad económica y la progresión estructural. Eso significa que el club crezca, que cuando salgas de él sea más grande y mejor que cuando llegaste. El haber sido futbolista te da todo eso, y además criterio para entender cosas que están pasando dentro del campo y del vestuario, que no son tan explicables.

Has trabajado en muchos medios de comunicación, si tuvieras que quedarte con uno, ¿con cuál sería?

Yo soy de radio, eso por supuesto. Si me preguntas de qué radio eres, yo siempre diré que soy de Radio Huesca, siempre les estaré agradecidos. Actualmente, trabajo en la COPE, donde estoy encantado. También he trabajado en la SER en Madrid y he sido director de Radio Heraldo, donde fui muy feliz. El tiempo que pasé allí fue muy constructivo y le tengo mucho cariño a esa experiencia, éramos un equipo de trabajo brutal con Merche Pérez, Manolo Ortas y con todos los jóvenes que se añadieron. Creamos una forma de hacer radio en Huesca y de eso me siento muy orgulloso.

RONDA RÁPIDA

Si yo te digo X, ¿qué te viene a la cabeza?:

Empate

¿Cuál es el disfraz más loco que te has puesto?:

De mosquetero de La venganza de Don Mendo

¿A qué personaje famoso le darías un tartazo?:

A cualquiera de los tiranos que someten a los pueblos del mundo

¿Qué superpoder te gustaría tener?:

El de conocer el pensamiento de otros

¿Por quién te cambiarías por un día?:

Por cualquier jugador de la selección española de fútbol, pero que ese día tuviese partido con la selección, por ejemplo, por Koke

¿Qué famoso/a es tu “crush”?:

Todas las mujeres del mundo son “crush”

¿A quién no te gustaría ver desnudo/a?:

A Donald Trump

Pregunta estrella: Si fueras speaker, ¿qué mote te pondrías?:

Jesusinho

El próximo entrevistado será una persona que se dedica al mundo del deporte y sin conocer su identidad, tienes que hacerle una pregunta, ¿qué te gustaría preguntarle?:

¿Oyes ‘La Influencia’?

Ahora estás dirigiendo el espacio radiofónico ‘La influencia’, ¿cómo está siendo la experiencia?

‘La influencia’ está teniendo éxito porque trata de entender un fenómeno nuevo que no se había trabajado antes en la radio. No había ningún programa dedicado a las nuevas tecnologías, un espacio donde entender la nueva forma de la comunicación, que será a través de Instagram. Ese afán que tengo por conocer y aprender lo he llevado a la radio, para que sea mucho más creativa y didáctica.  

¿Cuál dirías que fue el momento en el que tu vida profesional cambió?

El día que fiché por la SD Huesca. Yo tenía ofertas de otros equipos, pero las circunstancias se sincronizaron de una forma asombrosa, porque es imposible que fueran casualidades, para que estuviese allí. A veces pienso cómo pudo ser, cómo pudieron darse tantas cosas a la vez en tan poco tiempo. Al final, que no tenía pensado como destino la SD Huesca, terminó ahí, y además hago prácticas en Radio Huesca y muy pronto formó parte de su plantilla como fijo.

¿Cómo marcó en tu trayectoria profesional representar a Fernando Torres?

La cambió para mi empresa y para mí, porque durante 8 años me ocupé de tutelar los pasos de Fernando personalmente, era como un hermano pequeño al que llevaba por ahí.

Ayudó mucho a consolidar nuestra empresa, porque cuando Fernando empezó a crecer mucha gente quería estar en la misma agencia que él. Por aquel entonces, me resultaba asombroso cuántos padres nos llamaban para que representásemos a sus hijos, y aún hoy en día sigue sucediendo.

Hace poco falleció el futbolista y periodista Carlos Matallanas por ELA, con el cual colaboraste junto a Fernando Torres en el libro ¿Quién dijo rendirse?, ¿Qué nos dirías sobre él?

Fue tremenda la noticia. Con Carlos había preparado ese libro, que es la suma de sus vivencias añadidas a las de Fernando. Todo surgió tras una charla que ellos tuvieron en televisión que luego se viralizó a través de millones de personas por todo el mundo. Y yo añadí unas cuentas historias sobre la vida de Carlos, algunas mías en relación con él y Fernando, y también hay un vistazo a la ELA. Cuando hace 10 días me llama el hermano de Carlos, Javi, y me dice “Carlitos hasta aquí ha llegado”, no podíamos hablar. Tres días antes de su fallecimiento, Carlos nos había escrito a un grupo de WhatsApp desde su habitación en el Hospital de Sevilla, nos decía que el fin de semana salía de Sevilla y que teníamos que desarrollar una carta muy larga, llena de esperanza y de alegría por el libro La vida es un juego, que ha había sacado recientemente, y sin embargo dos días después fallece a causa de un trombo.

Según tus propias palabras “la escritura te rapta y el fútbol te somete”, si tuvieras que elegir una de estas facetas, ¿con cuál te quedarías?

Si tú me dices a quién quieres más, ¿a papá o a mamá? (risas). No quiero prescindir de ninguna de las dos.

¿Cómo surgió el proyecto de coger las riendas de la SD Huesca?

Eso no se improvisa, llevaba muchos años con este proyecto en mente, frustrado con que la SD Huesca fuera un equipo deambulante entre Tercera División y Segunda B, con el riesgo de que incluso bajara a Preferente, esa situación me parecía fatal. Estábamos jugando una fase de descenso contra el Castillo y parecía que quizá no había posibilidad de salir de esa situación. Ese fue el momento en el que me decidí, se dieron las circunstancias objetivas para acudir a esa cita, y ahí estuvimos.

¿Cuál ha sido el momento más especial en la SD Huesca?

El primer ascenso es el más especial, después ha habido ascensos a Primera División, pero cuando marcó Roberto y vimos que ya estábamos en Segunda, yo creí que me moría de la alegría, se me concentró en la cabeza y pensaba que me estallaba de felicidad.

Si pudieras fichar a cualquier jugador para el equipo oscense ¿a cuál sería?

A Messi, gana partidos él solo…

¿Cómo vaticinas el futuro de la SD Huesca?

Espero que sea un futuro creativo y que se asiente en la cantera, porque es la respuesta a la economía. Que deportivamente siga la orientación que el fútbol lleva, que son jugadores muy rápidos y decididos. Esta idea del fútbol coincide con la que nosotros queremos para el equipo, pero tenemos que tener en cuenta la energía que el fútbol nuevo está pidiendo.

¿Qué significa para ti la SD Huesca y la provincia?

Yo entiendo a la SD Huesca como una misión y la provincia como ese lugar donde llevarla a cabo. Estamos en la vida para transcender, para hacer cosas, pero no cosas para nosotros, el que quiere ser rico hace cosas para él, a mí eso no me interesa. A mí me interesa hacer cosas para la gente, y mi gente es la SD Huesca, pero también es la provincia de Huesca, las dos cosas van unidas. Para mí es un objetivo vital.

Tienes una agenda de lo más apretada, pero cuando puedes, ¿qué haces en tu tiempo libre para desconectar?

Jugar al fútbol y leer. Sigo haciendo lo mismo que cuando tenía 10 años.

¿Y qué libros estás leyendo ahora?

Terminé de leer ayer ‘La sombra de la garrapata’ de Rodrigo de Pablo, además hace poco repasé un libro fantástico de Manuel Campo Vidal que se llama ‘La España despoblada’ y también he leído ‘Déselo a Miguel’. Y voy a empezar dentro de unos minutos ‘Un equipo honesto. Así ascendimos a Primera’ de nuestro míster Pacheta.

¡DESCUBRE MÁS!