Contenido ofrecido por:

Como pasa con algunas bandas de rock, el Huesca y el Athletic Club juntaron sus caminos por primera vez de manera accidental. Fue en 1931, en el antiguo estadio del Real Madrid, en Chamartín de la Rosa. El Athletic y el Betis jugaban la final de Copa y antes, como entremés, se enfrentaban el Huesca y el Ciosvín de Vigo en la final de Copa de España de Aficionados.

En jerga musical, aquel entusiasta Huesca fue telonero del ya consolidado Athletic. Por algo se empieza. El Huesca era un equipo en crecimiento (perdimos aquella final) y el Athletic venció su partido conquistando el doblete (Liga y Copa). No en vano, jugaba la primera gran delantera histórica del Athletic (Lafuente, Iraragorri, Bata, Chirri II y Gorostiza).

Este contenido esta reservado para los socios del FanClub.

Contenido ofrecido por: