Contenido ofrecido por:

Firmas invitadas: Sergio Bernués Coré

NO REBLAR

No reblar es alzarse una y mil veces porque lo importante no son las ocasiones en las que caes sino cuantas te levantas. Es llevar con orgullo el nombre de una provincia, noble y honesta, regada con el esfuerzo de los muchos que nos precedieron, desde las montañas de los Pirineos hasta la tierra plana. Abrazar el frio del cierzo al alba, el sol ardiente en los Monegros o la nieve caprichosa que bloquea el camino, para proseguir siempre hacia delante disfrutando de la belleza de un territorio agreste y hermoso.

No reblar es convivir con la adversidad, comprender que la piedra en el camino no es un obstáculo en el mismo, es el propio camino. Es aceptar la derrota como una preciosa lección que nos otorga el destino para coger impulso y salir reforzados. Abrazar la desilusión, como una posibilidad real que nos debe hacer gozar todavía más de nuestro viaje.

No reblar es arrimar el hombro en lo bueno y en lo mano, apoyar a los tuyos en los momentos duros e inciertos porque entonces será cuando más lo necesiten. Es compartir la alegría y la tristeza para sumar en pos de un objetivo común. Remangarse y empujar hacia delante, recordando y respetando el pasado, para agarrar con fuerza los sueños inalcanzables. Conocer tus raíces y saber de donde vienes para proceder siempre con humildad y respeto.

No reblar es creer que es posible si te dejas la piel en la aventura, no retroceder por muy escarbada y pedregosa que se torne la senda. Es continuar peleando por la meta porque mientras hay vida permanece la esperanza. Sentir que cuando lo das todo el resultado no es lo más importante.

No reblar es continuar remando a pesar de la tormenta, en ese verano de tramas y sumarios. Es renacer, cual ave fénix, para reconstruir una idea y volver a competir. Seguir, a pesar de las dudas, cuando se atascan los partidos lejos de casa, te empata el líder en el descuento o pierdes con el último clasificado. Resistir y pelear hasta el final porque la fortuna favorece a los audaces.

No reblar es el fútbol y la vida misma. Descender al averno, ascender al olimpo y regresar a Ítaca. Cumplir las promesas lanzadas al viento, volver de nuevo, conquistar la copa de plata y seguir soñando. Vivir con los pies en el suelo, el corazón en la mano y la cabeza en las estrellas.

Sergio Bernués Core Huesca Marketing

Sergio Bernués Coré
Motivación y Experiencia de Cliente
Autor de El penalti de Panenka

www.sergiobernues.com