Contenido ofrecido por:

Manu Rico, una futura promesa entre los recogepelotas de la SD Huesca

Una de las jóvenes promesas de la SD Huesca pisa el césped de El Alcoraz en cada encuentro de los azulgranas en LaLiga Santander, aunque no lo haga vestido de corto. Se trata de Manu Rico que, con solo 17 años, es uno de los grandes talentos del futuro de la SD Huesca y que, esta temporada, colabora como recogepelotas en el feudo altoaragonés. El canterano lleva unido al club azulgrana seis años y, desde entonces, no ha dejado de evolucionar, llegando a entrenar junto al primer equipo durante la pretemporada 2020/2021. Actualmente es el capitán del Juvenil A de División de Honor.

¿Cómo llegó un capitán de las categorías inferiores de la SD Huesca a desempeñar este trabajo tan especial? Rico afirma que esta oportunidad surgió “a raíz de hacer la pretemporada con el primer equipo, lo que me permite seguir en contacto con los jugadores y poder ver los partidos en un momento tan extraordinario”.

Su trayectoria en el fútbol comenzó a los 4 años en la Escuela de Fútbol Oscense y estuvo ahí hasta los 11, que fue cuando recibió la llamada de la SD Huesca para que formara parte de su cantera. Comenzó en el Huesca en la categoría Infantil A con Adrián Sipán como entrenador, actual miembro del cuerpo técnico del primer equipo y del que guarda muy buen recuerdo. Al llegar Rico al equipo, era el benjamín y se le acogió muy bien. En el segundo año aumentó su importancia en la plantilla, y Sipán ya le consideraba como uno de los principales jugadores del equipo. Posteriormente, jugó en categoría Cadete. El año pasado, fue convocado por la selección aragonesa llegando a la final del Campeonato de España. Actualmente, porta el brazalete del Juvenil A.

Gracias al buen trabajo del curso pasado, pudo hacer esta pretemporada junto al primer equipo. El jugador oscense destaca “el cambio en velocidad, intensidad y calidad del juego que supone entrenar con la primera plantilla”. Además, el mediocentro alaba “el compañerismo del equipo, la buena sintonía y el compromiso que tenemos con el cuerpo técnico”. Mantiene buena relación con los que han sido sus compañeros este verano y agradece “la acogida que recibí”. Tras esta experiencia, considera que tiene “un nivel más alto y más ritmo en el juego”.